JOSÉ Mª DE PEREDA- NOVELISTA COSTUMBRISTA

 JOSE MARÍA DE PEREDA Y SÁNCHEZ DE PORRÚA.

jose-pereda2

Haciendo clic en la foto encontraréis información sobre él y podréis leer todas sus obras.

ESCRITOR COSTUMBRISTA Y ENSAYISTA CÁNTABRO

Nació en Polanco (Cantabria), el 6 de febrero de 1833 en la casa solariega de su familia hidalga y bien acomodada.
polanco2casa

Estudió sus primeras letras y el Bachillerato en Santander donde aprendió con lágrimas el Latin.

En 1852 cuando tenía 19 años se traslada a Madrid para preparar su ingreso en la Academia de Artillería de Segovia pero se dedicó a la buena vida y así conoción a mucha gente de ambientes literarios,  llegando a la conclusión de que esa faceta era su verdadera vocación y en consecuencia abandonó definitivamente sus aspiraciones militares.

Transcurrido un tiempo regresó de nuevo a su tierra natal  y en su casona de Polanco volvió a reencontrarse con la vida y la naturaleza de Cantabria.

En 1855 muere su madre y una epidemia de cólera le atacó, logrando recuperarse gracias a los cuidados de su familia y a los tratamientos del abuelo de su ilustre amigo don Marcelino, don Agustín de Pelayo, que era médico.

La muerte de su madre y la enfermedad le dejaron muy desmejorado y melancólico, por lo que decidió en 1857 realizar un viaje a Andalucía para intentar recuperarse y distraerse, objetivo que logró afortunadamente.

Los primeros trabajos literarios de don José María Pereda fueron periodísticos, publicados en la prensa santanderina, concretamente en el diario “La Abeja Montañesa” Asimismo, probó suerte con varias obras de teatro, pero con poca fortuna.

En 1864 publicó su primera obra “Escenas montañesas” que le dio celebridad.

En 1865 viajó a Paris donde reside durante una temporada para familiarizarse con la literatura francesa.

En 1869 a la edad de 36 años contrae matrimonio en Santander con doña Diodora de la Revilla y Huidobro tal hidalga como él.

Disfrutando ya del éxito de su primera obra y nombrado miembro de la Real Academia Española en 1871 estuvo a punto de abandonar las letras para dedicarse a la construcción de un magnífico palacio enfrente de su casa solariega natal.

Ante este intento de deserción, don Marcelino Menéndez y Pelayo, gran amigo suyo le animó a que continuase su vida literaria, acudiendo incluso a su conciencia y patriotismo, argumentos que convencieron a don José María, entregándose de nuevo a la literatura y dedicándose ya definitivamente a la novela.

despacho

Vista del despacho que se hizo Pereda en Polanco, tras ser remodelado en 1892.

La crítica de la época tuvo división de opiniones como es natural, unos a favor y otros en contra en la medida que comulgasen o no con las ideas del escritor. Finalmente hasta la crítica evolucionó y reconoció a don José María de Pereda como creador de la novela regional.

El escritor continuó su labor literaria en su casona de Polanco. Por causas familiares viajó en 1884 a Madrid, Valencia y Barcelona, volviendo nuevamente a la capital de España para ir a Portugal con su íntimo amigo, (a pesar de la disparidad de ideologías) don Benito Pérez Galdós a realizar un proyecto que ambos tenían en común.

Entre 1890 y 1891, Pereda pasó una etapa de desgracias familiares, sufrimientos y enfermedades, pero siguió escribiendo y publicó “Nubes de estío” que le provocó grandes disgustos por la crítica que recibió.

familia1

   Pereda en Polanco en 1905, con su mujer, Diodora, y su nieta.

Al igual que en 1870 en 1891 nuevamente se le quiso vincular con la política a pesar de que no le gustase. Afortunadamente salió derrotado y se retiró definitivamente ella.

En septiembre de 1893 tuvo lugar la trágica muerte de su hijo primogénito que le produjo un derrumbamiento espiritual absoluto del que no se recuperó.

Ocurrió también la terrible explosión del buque Cabo Machichaco que cubrió de luto a Cantabria y a toda España.

Tuvo ya don José María Pereda a partir de estas fechas algunos sucesos gratos, como fue su ingreso en la Real Academia Española, donde fue recibido con un entrañable discurso de su amigo don Benito Pérez Galdós.

El rey le concedió en 1903 la gran cruz de Alfonso XII que le llenó de orgullo.

Dirigiéndose a Jerez de la Frontera en 1904 para ser padrino de su primer nieto, hubo de detenerse en Madrid a causa de los fuertes dolores reumáticos que padecía. En Sevilla percibió ciertos síntomas que le avisaron de una posible hemiplejía, que por fin le sobrevino estando en Jerez y que le dejó paralítico del lado izquierdo.

Dos años de sufrimiento sobrevivió a este doloroso percance, muriendo en la noche del 1 de marzo de 1906 en su casa de Santander.

Don José María Pereda es el primer escritor de costumbres que España ha producido en el siglo XIX, según opinión de don Marcelino Menéndez y Pelayo.

Obras de don José María Pereda

Escenas Montañesas.
Tipos y paisajes.
La mujer del César.
La Montálvez.
Oros son triunfos.
La puchera.
Hombres de pro
Don Gonzalo González de la Gonzalera.
Nubes de estío
Tipos trashumantes.
El buey suelto.
Pedro Sánchez
De tal palo tal astilla
El sabor de la tierruca
Peñas Arriba
Sotileza
Pachín González
José María Pereda es el primer escritor de costumbres que España ha producido en el siglo XIX, según opinión de don Marcelino Menéndez y Pelayo.
En Santander se le ha rendido homenaje poniendo su nombre o de sus obras a diferentes lugares y monumentos: Calle José Mª de Pereda, jardines de Pereda, Rampa Sotileza, trampantojo en la calle Alta, monumento a los raqueros.
pereda2 copiatraspantojo5losraqueros
Esta entrada fue publicada en CANTABRIA, Personajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s