PEDRO VELARDE

velarde1

PEDRO VELARDE SANTIYÁN. HERÓE DEL 2 DE MAYO DE 1808.

Cántabro, héroe de la guerra de la Independencia, nació en Muriedas de Camargo el día 19 de octubre de 1779 y murió valientemente en Madrid el 2 de mayo de 1808.

Pedro al igual que sus otros cinco hermanos nació y creció pasando sus primeros años en la casona  solariega que tenían sus padres en Muriedas. Actualmente ésta alberga desde el año 1966 el Museo Etnográfico de Cantabria.

A los 14 años ingresó con su hermano Joaquín en la Academia de Artillería de Segovia para seguir la carrera militar. Detalle entrañable de ambos hermanos fue el plantar dos pinos en el jardín de su casa paterna, antes de partir a la Academia, en recuerdo de sus felices años infantiles en el hogar familiar.

Con el paso de los años, y ante este pino de Pedro, la reina Isabel II en una visita que realizó a su casa en 1861, exclamó “ ¡ Más alta es la fama del que lo plantó! Este árbol podrá derribarlo un vendaval fuerte y seguro es, que morirá con el paso del tiempo; pero más dichoso es el plantador en lo que se refiere a su fama, no habrá vendaval que pueda destruirla, ni su memoria perecerá por causa del tiempo”.

museo

 

A los 20 años ingresó en el Cuerpo de artillería con el grado de subteniente. Su primer destino fue  Portugal. A los 25 años ya era capitán. A los 27 años llegó a Madrid como secretario de la Junta Superior Económica del Arma de Artillería. Su visión de los acontecimientos le hizo planificar un importante proyecto de sublevación militar frente a los franceses.

La bochornosa ceremonia de la devolución a Francia de la espada de la batalla de Pavía, que anteriormente el derrotado Francisco I entregara al marqués de Pescara indignó profundamente a Pedro Velarde que consideró esta concesión humillante para España. Pedro Velarde se indignó cuando comprobó con amargura que los planes que él había elaborado para oponerse a la invasión francesa, fueron comunicados al mando francés por el ministro O´Farril.

El día 2 de mayo de 1808 hubo un motín de los madrileños en la plaza de Oriente. Pedro Velarde profundamente conmovido ante la actitud del pueblo no vaciló en enfrentarse a los franceses y emprendió por su cuenta e iniciativa la defensa del Parque de Artillería  y el auxilio a la multitud que sin jefes y sin armas se aprestaba a la defensa de su libertad y del honor de España. Secundaron y apoyaron a Velarde un grupo de militares de diferentes grados entre los que se encontraba Luís Daoiz, éste, al ser el más antiguo de todos, tomó el mando y abrió las puertas del arsenal para que el pueblo pudiera armarse.

El general francés Murat, colocó  2000 hombres alrededor del sitio con órdenes de atacar sin ningún miramiento. Al poco tiempo los invasores lograron entrar en el Parque. Daoiz se dispuso a combatir cuerpo a cuerpo con el general francés La Grange, pero fue atravesado por una  mortal bayoneta por la espalda. Cuando Pedro Velarde fue a auxiliarlo, recibió un disparo en el pecho, también mortal,  efectuado por un oficial de la guardia polaca.

La lucha en el Parque constituyó un capitulo cumbre en la historia del patriotismo y heroísmo de los españoles, tanto militares como del pueblo en general.

Pedro Velarde fue enterrado en la Iglesia de San Martin en Madrid. Más tarde le pasaron a la de San Isidro y en 1840 fue trasladado al obelisco levantado a los Héroes de la Plaza de la Lealtad en el madrileño Paseo del Prado donde descansa junto a Daoiz, el Teniente Ruiz , otros militares y muchos otros  más caídos en aquellos días.

Las Cortes Españolas en 1814 reconocieron que Velarde “ fue víctima sacrificada el día 2 de mayo por la libertad e independencia de la patria”

Cantabria dedicó un monumento a su hijo héroe del 2 de mayo obra de Elías Marín. Monumento inaugurado el 2 de mayo de 1880 dedicándole el poeta santanderino Adolfo de la Fuente una oda al  héroe cántabro que fue leida en el casino Montañés. Ángel de los Rios también compuso un poema sobre esta efemérides que los cántabros no olvidamos.

Cada año, el  2 de mayo, y en su pueblo natal Muriedas, los cántabros rendimos homenaje a nuestro paisano, héroe sacrificado de ese mismo día del año 1808, en el que junto a un  pequeño puñado de valientes defendieron con su vida la libertad y el honor de España frente a los invasores franceses.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CANTABRIA, Personajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s